Pumarejo y Noguera, con el reto de mantener dinámica de sus antecesores

*La gestión de los nuevos gobernantes locales debe mantener la dinámica lograda en Barranquilla y el Atlántico durante los últimos 12 años.

 

Continuidad es el término coincidente que vienen reiterando, en sus intervenciones, el elegido alcalde de Barranquilla, Jaime Pumarejo Heins, y la gobernadora del Atlántico, Elsa Noguera de la Espriella, para dejar en claro que seguirán desarrollando metas trazadas por sus antecesores que muestran resultados positivos.

Mientras Pumarejo explica que seguirá liderando la transformación de la ciudad a través de tres ejes fundamentales: “una ciudad equitativa, desarrollada y conectada para mejorar la calidad de vida de los barranquilleros”; Noguera resalta que su gran reto será replicar, en los municipios del Atlántico, el crecimiento en infraestructura y los avances administrativos llevados a cabo como alcaldesa de Barranquilla durante el periodo, 2012-2015.

También destacan que le van a imprimir sello propio a la forma de administrar, mediante iniciativas que contribuyan a seguir mejorando la calidad de vida y el bienestar de las comunidades en la ciudad capital y en los restantes municipios del Departamento.

No son para menos los retos que ambos tienen trazados, siendo conocedores de indicadores de desarrollo que, prácticamente, los obligan a no ser inferiores para que no se pierda la dinámica sostenida en los últimos 12 años, gracias a inversiones hechas en educación, salud, infraestructura de servicios públicos, vías, espacios de entretenimiento, escenarios deportivos, agroindustria, entre otros sectores, que superan los 25 billones de pesos.

Además, a manera de ejemplo, un informe reciente de Probarranquilla destaca que entre el 2008 y 2018, en Barranquilla y el departamento del Atlántico se apoyaron inversiones que superan los 4.757,4 millones de dólares generando alrededor 32.462 empleos directos, producto del desarrollo de 708 proyectos de inversión y reinversión por parte del sector privado.

El experto analista y profesor de Derecho de la Universidad del Norte, Ángel Tuirán, dice que las administraciones, distritales y departamentales, vienen mostrando buenos resultados en diferentes indicadores, que las ubican por encima del promedio de las otras administraciones de la región Caribe.

“Sin embargo, en comparación con los promedios nacionales, aún falta avanzar en problemáticas como la pobreza, la informalidad, la inseguridad, cubrimiento de servicios públicos y movilidad”, comenta.

Entre tanto, el administrador de empresas, Joseph Daccarett, considera que desde hace 12 años, “por fin”, Barranquilla encontró la fórmula de superar problemas socioeconómicos serios. “Y la fórmula es transmitir el poder de un alcalde a otro con un plan claro”.

Explica que se había vuelto costumbre en la ciudad que cada alcalde llegaba a establecer un plan según lo que él creía que tenía que hacerse.

“Eso cambió y se ha establecido uno hacia 20 años…Entonces, eso de alguna manera ha permitido que la ciudad tenga un norte claro donde el que llega al poder sabe, con su propio estilo, indudablemente, y su carácter, cuál es el norte al cual dirigir la ciudad. Y esa ha sido la fórmula mágica que ha permitido que Barranquilla esté hoy, comparativamente, con las demás grandes capitales del país, como un modelo, como un ejemplo”.

Como prueba que se cumple con un proceso serio, Daccarett señala la ratificación en los cargos de funcionarios que se vienen destacando en el trabajo asignado. “Mi lectura, diferente a lo que podrían pensar otras personas de que hay un círculo vicioso, de los mismos con las mismas, no, yo lo veo desde el punto de vista de la administración como la continuidad de los buenos funcionarios en el proceso de avance y desarrollo de la ciudad. Yo como administrador considero que en el sector privado, nosotros ratificamos a las personas que vienen haciendo su trabajo bien en una empresa”.

El analista reitera que es darle voto de confianza a quien viene haciendo bien las cosas y eso es lo que debe aplicarse en la administración pública, “no cambiar a los funcionarios más por complacer electorados, o partidos políticos, o componendas, y más bien escoger a los empleados que estén mostrando, uno, resultados positivos para toda la comunidad”.

En cuanto a su percepción en torno al Atlántico, Daccarett dice que es algo similar a lo ha venido pasando en Barranquilla, con la diferencia que en el Departamento han tenido dos situaciones complejas en estos 12 años.

“La primera es que el doctor (Eduardo) Verano llegó a ordenar la casa, y cuando llegó el doctor (José Antonio) Segebre a avanzar, lo golpeó la famosa tragedia, la inundación del sur, que eso indudablemente, queramos o no trastocó muchísimos de los planes con que él llegó a la Gobernación para destinar grandes recursos para avances, tocó destinarlos a reparar los daños causados que no fueron menores”, anota.

Agrega que la nueva administración Eduardo Verano es calificada como muy buena; sin embargo, señala que, de pronto, le faltó más empeño, o más esfuerzo en montar un plan agrícola y agroindustrial para, de alguna manera, desarrollar el sur del Atlántico; lo que podría frenar que Barranquilla no se nos siga volviendo un refugio.

“En los municipios, los jóvenes que no encuentran ninguna oportunidad en el campo; posteriormente, se vienen a estudiar a Barranquilla y se quedan porque no ven ninguna posibilidades, sobre todo en el centro y sur del Atlántico. Creo que en ese sentido y es bueno comentar porque la doctora Elsa (Noguera) ha sido clara y lo ha dicho públicamente, de cara a la comunidad que su plan bandera va a ser el desarrollo agrícola y agroindustrial”, subraya Daccarett, quien se declara como un ciudadano bastante optimista de lo que han sido las dos administraciones y lo que viene para Barranquilla y el Departamento.

 

ESTRECHA COLABORACIÓN

Otro de los voceros que entregó su punto de vista es el actual presidente del Comité Intergremial del Atlántico, Ricardo Plata Cepeda, quien señala que en Barranquilla las tres últimas administraciones se han caracterizado por sus ejecutorias en dos grandes áreas: en la salud y la educación, y en las obras de infraestructura como el encajonamiento de los arroyos y el reverdecimiento de los parques, entre otras.

“Además, el tema de la infraestructura ha servido para sostener una buena cifra de empleos que hace que la ciudad se haya mantenido con el desempleo más bajo en Colombia”, anota Plata, quien también reseña el buen manejo dado a las finanzas públicas permitiendo multiplicar por cinco el presupuesto, que pasó de 700.000 millones hace 12 años a 3,5 billones el año entrante.

El representante gremial destaca lo positivo que resultó para esas finanzas el haber dado por terminado un desventajoso contrato de recaudo de impuesto que se había pactado con la firma Métodos y Sistemas, que le restaba autonomía financiera al Distrito.

“Faltan, por supuesto, muchas cosas que son interminables en cualquier ciudad, en cualquier sociedad, mejorar los temas de movilidad específicamente de transporte masivo; mejorar la seguridad que se ha deteriorado, en parte, por el resurgir del narcotráfico y el microtráfico en todo el país; y la cultura ciudadana en términos de movilidad y tránsito, la botada de las basuras pese a que ya hay arroyos canalizados, y del ruido porque la gente no tiene respeto”.

En cuanto a las administraciones departamentales, Plata dice que el parte también es bastante alentador. “Las tres administraciones se han caracterizado por la continuidad en varios aspectos como la recuperación del sur, las interconexiones e infraestructura del Departamento, que es uno, probablemente, o el mejor conectado del país; agua potable y saneamiento básico que comenzó, inclusive un poco antes con el plan del doctor (Carlos) Rodado, y que han colocado a la región como líder, indiscutible en cobertura y calidad en el país”.

Igualmente, el vocero gremial subraya la estrecha colaboración que se ha mantenido entre las administraciones distritales y las departamentales, “lo cual no era lo más frecuente en el pasado”, y pone a manera de ejemplo el acuerdo para financiar las 19 nuevas sedes del Sena, 12 en Barraquilla y 7 en otros municipios del Departamento, lo que es favorable a su vez para el sector del empresariado y el mercado laboral de contar con el recurso humano formado con calidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *