Barranquilla, entre la informalidad y el alto endeudamiento

REDACCIÓN EL NORTE

En esta crisis por la pandemia, se ha evidenciado aún más que la capital del Atlántico, aunque está mejor que otras ciudades del país, tiene un crecimiento económico supremamente frágil, porque está basado en el trabajo informal.

Según cifras del Departamento Nacional de Estadísticas, Dane, más de la mitad de los barranquilleros tiene un empleo informal, lo que muestra que la ciudad es muy ingeniosa en la economía del rebusque.

A esto se le suma el excesivo endeudamiento por parte del Distrito, que recientemente sacó una emisión de bonos por 345 mil millones de pesos.

Esta emisión según el PhD en economía y profesor de la Universidad del Norte, Jairo Parada, va a agravar las condiciones terribles de endeudamiento que tiene el distrito que no son de corto plazo sino que van hasta el 2034.

“Esto es una cosa novedosa, como no se pueden hacer más vigencias futuras, no se puede recurrir a préstamos bancarios, ahora recurrieron a la estrategia de endeudar más a los barranquilleros a futuro con una emisión de bonos”, dijo.

Si bien el Distrito ha indicado que esta decisión se dio para reemplazar cartera, el analista piensa que los recursos los van a usar para financiar los megaproyectos que ha anunciado el alcalde Jaime Pumarejo, como la recuperación de la Ciénaga de Mallorquín.

Afirmó que “A pesar del alto endeudamiento, Barraquilla siempre obtiene buena calificación por parte de las compañías de deuda, pues estas calificaciones no incluyen deliberadamente la deuda de largo plazo ni de vigencias futuras que tiene el Distrito, entonces siempre aparece con una buena calificación, pero se olvidan del compromiso fiscal que está bastante grave, sobre todo este año en que se cayeron los recaudos”.

De acuerdo con Fitch Ratings, agencia que asignó la calificación ‘AAA (col)’ a la emisión de bonos del Distrito, la calificación a la emisión se sustenta en la calidad crediticia de Barranquilla.

LOS BONOS

La primera emisión de bonos de deuda pública interna de Barranquilla fue autorizada por un monto de hasta 650.000 millones de pesos de acuerdo con la aprobación del Ministerio de Hacienda, el Consejo Distrital de Política Económica y Fiscal (Confis) y la Superintendencia Financiera de Colombia (SFC).

La operación, a cargo del Grupo Itaú Colombia, como agente estructurador y líder colocador, fue dirigida a inversionistas calificados del segundo mercado y se adelantó bajo la modalidad de colocación al mejor esfuerzo, con el mecanismo de subasta holandesa, según informó la Alcaldía Distrital.

“Esta emisión de bonos es un voto de confianza con la ciudad, cuyo propósito es reducir el gasto de endeudamiento y de esa manera invertir más en la gente y en el desarrollo económico, seguir haciendo obras de inversión social, promover la generación de empleo”, destacó en su momento el alcalde Jaime Pumarejo.

PRIORIDADES EN OBRAS

De otro lado el analista se refirió a las prioridades de la administración distrital en materia de obras, especialmente de carácter ambiental.

Para Jairo Parada el proyecto de Mallorquín no es prioritario para la ciudad en estos momentos. Afirma que lo que sí se debe resolver es el problema ambiental de los tres grandes colectores de aguas negras del Norte de Barranquilla que salen al río Magdalena, uno de los cuales llega a Mallorquín.

“Si ese problema no se ha resuelto primero, lo de Mallorquín va a quedar como si fuéramos a pasear en un lago donde llegan aguas negras en forma permanente, lo cual no tiene ningún sentido”, aseveró.

Así mismo considera que también es prioridad hacer una intervención social en los barrios de Barranquilla, sobre todo en los sectores populares que es donde está la crisis social de la ciudad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *