Los retos del sector eléctrico colombiano, vistos por generadores térmicos

Por SANTOS SUÁREZ BADILLO
Director de EL NORTE

Asegurar el suministro de gas natural para que el esquema continúe funcionando de manera flexible, confiable y eficiente, es uno de los retos más importante para los generadores térmicos y el sistema eléctrico del país en general.

En ese orden de ideas resulta clave preservar la permanencia de la planta regasificadora de Barú en Cartagena, que ha sido fundamental para la generación de energía térmica en medio de un escenario de insuficiencia del combustible.

En tal sentido se expresó Luis Fernández Zaher, CEO de Termocandelaria Power Limited, controlante de Termobarranquilla y Termocandelaria, enfatizando que hay que preservar la permanencia de este activo en el largo plazo.

En un conversatorio virtual sobre el sector eléctrico, organizado por Andesco – Asociación Nacional de Empresas de Servicios Públicos y Comunicaciones de Colombia- el alto ejecutivo subrayó que sin la existencia de la mencionada planta de regasificación, no habría nuevos desarrollos y expansión de producción del sector térmico, y remarcó en que “no es conveniente acudir a combustibles líquidos”.

Otro de los retos es preservar el balance de energía firme para el sector. La idea es que no solamente entren las plantas que están en construcción, de acuerdo con el cronograma, sino que también se asegure con el actual esquema, que se siga adicionando capacidad de energía firme para que Colombia soporte desde el punto de vista eléctrico, nuevas sequías o fenómenos de El Niño.

Fernández Zaher sostiene igualmente, que se requiere articular las regulaciones en materia de gas y de electricidad, de tal forma que no ocurra lo de hoy, en el sentido que no se hilvana el hilo conductor para la complementariedad de estos dos sectores.

Al mismo tiempo plantea que también resulta clave la estabilidad regulatoria, anotando que en los actuales vientos de cambio todo es susceptible de mejoras y ajustes, sin perder de vista los resultados altamente favorables alcanzados hasta el momento. Agregó que se debe seguir atrayendo inversión para garantizar la expansión de la capacidad firme.

EXPERIENCIAS EXTERNAS

A propósito de este último tema, el presidente de TEBSA mencionó casos como el de Texas en Estados Unidos, caracterizado por ser un mercado desregulado. En febrero de este año, como consecuencia de una tormenta de nieve, registró un gran apagón que afectó a 600.000 hogares.

“Siempre es bueno contar con mecanismos de confiabilidad que protejan la demanda de la volatilidad de precios, para cuando se presenten estas crisis”, planteó.

También se refirió a California, donde el año pasado se presentó un apagón, no por una ola de frío, sino asociado a una falla en la capacidad de producción de energía eólica.

Mencionó el caso de Alemania, donde se proyectó la meta de bajar el CO2 en 40% con la utilización de energías renovables no convencionales a partir de 2012. Explicó que en ese país se viene produciendo energía eólica y solar, pero que la generación térmica a carbón ha continuado.

Anotó que en esa nación las emisiones de CO2 no se han reducido significativamente, al tiempo que tiene uno de los servicios de energía más costosos en Europa.

Y las intermitencias de esta clase de generación, asociadas a la volatilidad del sol y el viento, que no garantizan su continuidad las 24 horas, han sido suplidas con las plantas termoeléctricas y nucleares.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *