EDITORIAL: La incertidumbre del Transmetro

Por SANTOS SUÁREZ BADILLO
Director de EL NORTE

Los problemas que vienen afectando el Transmetro de Barranquilla son cada vez más preocupantes, y pareciera que se acrecentarán porque soluciones de fondo a la vista, no se ven.

Las dificultades financieras del sistema de transporte masivo en esta ciudad han tocado fondo, hasta el punto que lo que existe hoy es una total incertidumbre sobre su futuro funcionamiento.

La pandemia y sus efectos ahondaron la problemática, demostrada con el desplome de la cantidad de usuarios que utilizan este servicio y las crecientes pérdidas de sus dos operadores.

Cifras recopiladas por EL NORTE señalan que la proyección era que el Transmetro diariamente movilizara 340.000 usuarios, pero al entrar en funcionamiento, en su primer mes, julio del 2010, apenas lo hicieron 22.946.

Antes de la pandemia, desde el 2017, se logró la movilidad diaria de 139.000 usuarios, cifra que dos años después descendió a 62.720 y luego a un poco más de 50.000. Las pérdidas se estiman en unos $100 mil millones.

El flujo de las fuentes de financiación, es decir, la administración distrital, los transportadores sociales y pasajeros, se ha visto mermado y como consecuencia de ello se acentuó el hueco financiero del sistema, hasta el punto que los operadores Sistur y Metrocaribe pararon dos veces, presionando a los gobiernos distrital y nacional para que apliquen solucionen prontas.

El mensaje que ha enviado el alcalde Jaime Pumarejo apunta a que la responsabilidad no se la pueden dejar solo al Distrito y que en consecuencia las empresas transportadoras tienen que hacer un mayor esfuerzo para cumplir el giro de los aportes que están adeudando.

Pero también debería ir dirigido de frente al gobierno nacional para que se comprometa, no solo a aportar en la coyuntura, sino que apoye y garantice en el largo plazo la sostenibilidad del Transmetro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *