El enredado escenario del aeropuerto Ernesto Cortissoz que genera incertidumbre

No es bueno lo que viene ocurriendo con el Aeropuerto Internacional Ernesto Cortissoz de la ciudad de Barranquilla. A los inconvenientes que no han permitido terminar las obras de modernización, se le suma la incertidumbre sobre si el concesionario seguirá o no al frente del terminal aéreo.

Mientras que el Grupo Aeroportuario del Caribe ha manifestado su intención de dejar a mitad de camino el contrato que va a 15 años, el gobierno a través de la Agencia Nacional de Infraestructura exige que continúe hasta ejecutar el 100 por ciento de las obras que apenas van en 60 por ciento.

El concesionario ha señalado que la pandemia les originó una enorme disminución en el número de pasajeros, lo que les provocó cuantiosos daños económicos. Por ello están solicitando al gobierno más de $700 mil millones para continuar.

El presidente de la ANI, Manuel Felipe Gutiérrez, al término de la reunión convocada por la Alcaldía de Barranquilla y en la que estuvo presente el Grupo Aeroportuario del Caribe, concesionario del Cortissoz, manifestó que el contrato de concesión debe ser cumplido en las condiciones.

Añadió Gutiérrez que no están de acuerdo con las peticiones de la concesión y que se van a oponer a ellas pues no son a lugar. “Son pretensiones cercanas a los 765.000 millones de pesos y nos oponemos fervientemente a cualquier reconocimiento de eso que nos han planteado en la demanda”, precisó el funcionario quien no dio mayores detalles argumentando que debe guardar la reserva del proceso.

Comentó que están generando las condiciones necesarias para que el proyecto se entregue prontamente, que se entreguen las obras que se necesitan en la ciudad. “Le hemos pedido a la Contraloría General de la República que nos acompañe, poder inscribir este proyecto en Compromiso Colombia y encontrar alternativas para que las obras se terminen y puedan ser entregadas a la mayor brevedad posible a los barranquilleros”, anotó el presidente de la ANI.

Gutiérrez precisó que el contrato de concesión lleva un avance cercano al 60% de todas las intervenciones que se tienen previstas en sus distintas fases. Subrayó que dicho contrato está previsto para que se ejecute durante un plazo de 15 años pero que el próximo año se deben estar entregando varias obras importantes relacionadas con la terminal para que esté concluida de manera adecuada incluyendo los acabados y todos los factores que han generado descontento entre la comunidad.

La ANI se mostró en desacuerdo con la situación que se presentó la semana pasada, con las goteras al interior del aeropuerto, dijo que “No consideramos que sea adecuado lo que ocurrió y acá en público hicimos un llamado atención al concesionario que tiene que cumplir las especificaciones contractuales”, puntualizó.

El alcalde de Barranquilla, Jaime Pumarejo, precisó que “Tenemos voluntad de solucionar la situación del aeropuerto, este es un proyecto muy importante, muy bonito, y no dejaremos que los problemas que se están presentando impidan que Barranquilla tenga el aeropuerto que se merece”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *