La renuncia de Karen Abudinen por quedar sin apoyo en el Congreso

Varios factores incidieron para que Karen Abudinen se viera forzada a dejar el Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones, TIC, siendo uno de ellos el debilitamiento de su apoyo político en el Congreso de la República.

La presión ciudadana que creció luego del debate de moción de censura que se le hizo a la ministra en la Cámara de Representantes, fue haciendo mella con el paso de los días, en el sólido respaldo que tenía la funcionaria en las bancadas de gobierno.

La primera campana de alerta se dio cuando el Partido Liberal decidió apoyar la moción de censura contra Abudinen, es decir, que anunció su voto favorable para la sesión de este viernes 11 de septiembre, fecha escogida por la Cámara de Representantes para votar la moción de censura.

Luego se conoció que la fracción de Cambio Radical, liderada por Germán Vargas Lleras, también votaría en contra de la ministra. Le siguieron algunos conservadores e incluso el Partido de la U. Todos ellos se sumarían a las bancadas de oposición de los llamados sectores progresistas, es decir, el Polo Democrático, Partido Alianza Verde y la Colombia Humana.

Sólo le quedaba el apoyo del Centro Democrático, el sector de Cambio Radical de la Casa Char y una parte del conservatismo. Con ese escenario todo quedaba dado para que hubiese mayoría suficiente para votar en favor de la moción de censura y de esa forma sacar del cargo a la ministra Keren Abudinen. Este panorama precipitó el pedido de renuncia de la funcionaria por parte del presidente de la República, Iván Duque.

PRESIÓN CIUDADANA

El otro factor fue el seguimiento de los grandes medios de comunicación al escándalo que originó este hecho político, lo que en principio no ocurrió. Ello reforzó la presión ciudadana contra la ministra TIC, quien no fue lo suficientemente convincente en el debate de moción de censura.

La presión no era solamente contra ella, sino contra los congresistas de la bancada de gobierno, quienes son conscientes que en plena campaña electoral les resultaría negativo el no tomar una posición vertical por el extravío de 70 mil millones de pesos en desarrollo del contrato fallido con la Unión Temporal Centros Poblados.

Lo anterior, máxime cuando la oposición anunció que publicaría la lista de parlamentarios que apoyaran a la ministra en la moción de censura.

Todo esto se originó por el incumplimiento de un contrato por valor de 1.1 billón de pesos adjudicado por el Ministerio TIC a la Unión Temporal Centros Poblados, que, según una denuncia periodística corroborada por las autoridades, falsificó las pólizas de garantía y seriedad para poder participar en la licitación.

El contrato fallido era para llevar Internet a escuelas ubicadas en zonas rurales del país. Centros Poblados recibió el 7% de anticipo, es decir, $70 mil millones que están embolatados, porque esta unión temporal asegura que ya los invirtió en desarrollo del cumplimiento del contrato.

La caída de Karen Abudinen obedece más que todo a su responsabilidad política por no haber aplicado con suficiencia las medidas requeridas para proteger los recursos de los colombianos. El tema penal y disciplinario lo investigarán y dilucidarán las autoridades.

Y otro hecho bien cierto y claro, es que todo este escándalo se destapó por la investigación realizada por la periodista de W Radio, Paola Herrera, quien hace meses le viene haciendo un seguimiento riguroso a este hecho de corrupción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *