Sería catastrófico si el país se queda sin reservas de gas y petróleo: Promigas

*Presidente de la compañía califica de populistas planteamientos en contra del fracking. Invitó a no politizar el tema. Dijo que aplicando los cuidados del caso esta técnica no afecta el medio ambiente. Invitó a los jóvenes a entender más el tema.

 

Por SANTOS SUÁREZ BADILLO

Director EL NORTE y ZONA ORIENTAL

 

Un duro pronunciamiento hizo hoy 23 de septiembre el presidente de Promigas, Eric Flesch, a propósito de la posibilidad de que el país no implemente el fracking para explotar yacimientos de gas no convencional.

Calificó de populistas los planteamientos que se oponen a esta clase de métodos e invitó a no politizar el tema en la actual campaña.

Advirtió que sería catastrófico para los colombianos el no contar con suficientes hidrocarburos hacia el futuro próximo, dadas las consecuencias negativas que este hecho tendría tanto en lo económico como en lo social.

Esto fundamentándose en que Colombia solo tiene reservas probadas de 3 terapies cúbicos, que únicamente alcanzan para abastecer al país en los próximos 7 años y medio. Incluso, advirtió que para el 2024 ya se presentará desabastecimiento en algunas zonas del país.

Lo que plantea Flesch es que en un escenario sin suficiente gas ni petróleo, para satisfacer la demanda residencial y de su aparato productivo, Colombia tendría que importar estos hidrocarburos, con lo cual sus precios se elevarían con un fuerte impacto en la vida de los colombianos.

Técnica del fracking.

NO PERDER AUTOSUFICIENCIA

Por ello planteó que el país no puede perder su autosuficiencia energética. Y subrayó que a las alternativas de yacimientos convencionales off shore y a las actuales reservas, se les debe agregar la no convencional, que es la que se obtiene mediante fracking.

“La situación es dramática si el país no toma medidas sobre nuevas reservas. Están en el tapete los yacimientos no convencionales, hay unas pruebas piloto pero esto se ha vuelto un tema además de técnico, legal y ambiental, lo cual es normal, también político, entonces el país está en un momento histórico donde tendrá que decidir hacia dónde va”, anotó el presidente de Promigas.

Erik Flesch afirmó que “el fracking no va contra el medio ambiente”. Explicó que esta técnica de extracción de gas y petróleo hay que hacerla con todas las garantías y cuidados para no generar daños ambientales.

MENSAJE A LOS JÓVENES

En un mensaje a los jóvenes colombianos, quienes mayoritariamente se oponen a este método, subrayó en los beneficios que genera la industria del petróleo y el gas en temas como la generación de empleo y las labores socialmente responsables que benefician a las comunidades en materia de salud, educación y medio ambiente.

“Si se llegara a perder la autosuficiencia energética, porque el país se queda sin reservas, a estos muchachos les va a tocar duro, porque el desempleo va a ser altísimo. Si hoy en día es difícil conseguir trabajo en Colombia, va a ser mucho más difícil, el costo de vida se va a disparar, el modelo económico del país va a cambiar”, advirtió.

Añadió que “hacer populismo es muy fácil, pero estos jóvenes que sé que son muy curiosos y que les gusta leer, les gusta estudiar, deberían entender más el tema”. También enfatizó que “es un tema que en distintos foros el mensaje es claro: el sector de hidrocarburos no atenta contra el medio ambiente”.

El alto ejecutivo contextualizó esta afirmación indicando que “yo he visto campos petroleros y gasíferos inmensos… de poblaciones donde conviven en países desarrollados. Por supuesto, los empresarios que estamos en este sector, tenemos la total responsabilidad de cumplirle al país y a toda la población de darles todas las garantías en lo ambiental, que no haya el más mínimo riesgo y por eso se hacen todas las pruebas que se están haciendo hoy en día…”.

TRANSICIÓN JUSTA

El presidente de Promigas admite que el tema de las energías renovables no convencionales como las producidas con el sol y el viento, son una realidad, pero que este es un proceso que deberá concretarse por lo menos dentro de unos 30 años.

Dice que en ese orden de ideas el sector de hidrocarburos es clave para que se dé lo que llamó una transición justa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *