Térmicas piden señales regulatorias estables para que sector eléctrico siga fortaleciéndose

Por SANTOS SUÁREZ BADILLO

Director de EL NORTE y elnorte.com.co

Para seguir fortaleciendo el sector eléctrico y de manera particular la generación térmica del país, es necesario contar con una regulación estable que no genere dudas ni percepción de volatilidad.

Por ello uno de los retos más importante de este año que comienza, es definir y ratificar señales regulatorias claras que permitan a esta actividad seguir siendo atractiva para la inversión extranjera, y por ende garantizar el crecimiento de la capacidad instalada de esta clase de generación de energía en Colombia.

Sobre el tema se pronunció el presidente de Termobarranquilla S.A., TEBSA, Luis Fernández Zaher, quien se refirió puntualmente al efecto de las reglas del juego en la continuidad de la regasificadora de Cartagena y el impacto de modificaciones propuestas al Cargo por Confiabilidad.

En relación a lo primero, subrayó que hay que garantizar la permanencia del abastecimiento de gas natural a través de esta planta, para las térmoeléctricas de la región, cuyo esquema regulatorio vence en noviembre de 2025.

La idea es que se permita ampliar los plazos para que esta planta flotante que regasifica gas natural licuado importado, lo siga haciendo más allá de los próximos cuatro años.

Tiene una capacidad de 400 millones de pies cúbicos por día y se proyecta ampliarla por etapas, inicialmente, a 50 millones de pies cúbicos adicionales. Abastece del combustible con el que operan las plantas térmicas de la región y de allí su estratégica importancia.

En un escenario de escasez de gas, tenerlo asegurado con la regasificadora, garantiza el abastecimiento de energía a la región Caribe y la confiabilidad del sector eléctrico del país.

Además, se traduce en grandes beneficios para la economía y grandes beneficios de costos evitados de combustibles, que han sido más de 1,8 billones de dólares desde que entró en funcionamiento la planta de regasificación, hasta enero de 2021”, asegura Luis Fernández.

Tenemos a toda costa que garantizar que se extienda o que se establezcan las condiciones regulatorias para poder seguir contando y solventando los costos asociados a esa planta de regasificación, que sin duda redundan en confiabilidad para Colombia y que esa confiabilidad térmica a gas siga siendo eficiente desde el punto de vista de costos”, subraya el presidente de TEBSA.

CARGO POR CONFIABILIDAD

El otro tema al que se refirió Fernández Zaher es el relacionado con las modificaciones propuestas por la CREG al Cargo por Confiabilidad, que a juicio de los térmicos, de aprobarse tal como están planteadas volvería inviables a las termoeléctricas.

Dijo que si bien estos esquemas son susceptibles de cambios para mirar cómo se mejoran, tienen que ser bien estudiados y cumplir con la normativdad de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos) de la cual es miembro Colombia.

Recordó que este organismo establece unos mecanismos para expedición de regulación, entre los que se encuentran estudios previos de impacto económico y regulatorio.

Lo que nosotros pedimos es que cualquier análisis de cambios en el esquema de Cargo por Confiabilidad, tenga una discusión profunda y un esquema de estudio evidente y bien soportado, con unos plazos para discusión, estudio y revisión que sean adecuados con el impacto que pueda tener un cambio que no sea el adecuado”, plantea.

La remuneración que reciben hoy las térmicas por concepto del Cargo por Confiabilidad es fundamental para su subsistencia y operación, por cuanto representa para algunas hasta el 100 por ciento de su ingreso y para otro tipo de tecnología, menos del 50 por ciento.

Es la remuneración que se paga a un generador por la disponibilidad de sus plantas para garantizar el cumplimiento de la obligación de energía firme que se asignó en una subasta. Es también una especie de seguro constante que se da a los agentes generadores para que en todo momento estén disponibles y abastezcan de energía al Sistema Interconectado Nacional.

Se requiere de señales estables, previsibles, que no generen esa sensación de volatilidad regulatoria, que no es adecuada para atraer inversión en activos que son tan intensivos en capital y de inversiones a largo plazo”, puntualiza el alto ejecutivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *