septiembre 26, 2022

Tres de cada 10 personas llegan a su diagnóstico de cáncer por el dolor

Si bien el dolor no es el síntoma más frecuente en las personas que tienen un diagnóstico de un tumor maligno, sí es el que más puede generar una merma en la calidad de vida y por eso es importante hablar sobre cómo tratarlo.

Así lo afirma Rocío Guillén, médico especialista en Medicina del Dolor y Cuidados Paliativos del Instituto Nacional de Cancerología de México, y una de las ponentes internacionales que participó en este encuentro internacional de la Asociación Colombiana para el Estudio del Dolor (ACED), que tendrá lugar hasta el próximo sábado.

Guillén profundizó en algunos aspectos de la relación que tienen los pacientes oncológicos con el dolor y, de hecho, explicó que tres de cada diez personas llegan a su diagnóstico de cáncer por el propio dolor.

“Normalmente el dolor puede estar asociado a la tumoración como tal y si el tumor crece puede comprimir otro órgano o tejido o generar metástasis que también puede ser causa de dolor al comprimir nervios aledaños”, manifestó Guillén.

La especialista, que en su ponencia en el congreso abordó el uso de medicamentos opioides para tratar el dolor oncológico, señaló que estos dolores asociados al cáncer pueden comenzar en la espalda o en el abdomen y por eso es importante estar alerta a este síntoma y consultar tan pronto se pueda.

Guillén expuso como un reto para los sistemas de salud ofrecer un diagnóstico oportuno y un tratamiento integral para los pacientes oncológicos, para que no solo se trate su enfermedad sino este síntoma que afecta la calidad de vida. “El manejo del dolor es un derecho inalienable del ser humano, es decir, es un derecho fundamental, cualquier persona con dolor, sea por cáncer o no, tiene el derecho fundamental de que lo traten de forma correcta y máxima en cáncer”, manifestó.

En ese sentido, el médico Diego Munevar, especialista en medicina del dolor de Bogotá, apuntó que las personas deben estar especialmente atentas a ese dolor que excede en el tiempo el periodo que uno espera que se repare el tejido o que apareció espontáneamente y permaneció por más de dos semanas. En ese caso, insistió, es vital consultar tan pronto como se pueda y evitar la automedicación.

Ana Milena Isaza, médica psiquiatra con cinco maestrías en el abordaje del dolor, quien actualmente es coordinadora del servicio de dolor y cuidado paliativo y docente universitaria, afirma que desde el plano farmacológico hay grandes avances que apuntan a darle un manejo integral al dolor que padecen al menos 15 millones de colombianos, de acuerdo con la estimación más reciente de la ACED.

“Hay que entender que el dolor no solo deteriora la calidad de vida sino que genera situaciones que empeora algo que se llama ciclo vital, que son las propuestas que uno espera tener a determinada edad. Así, se ha avanzado en utilizar el menor número de medicamentos que generen el mayor número de beneficios”, manifestó Isaza, quien presentó una charla sobre lo más reciente en psicofármacos para el manejo del dolor.

En el segundo día del Congreso Internacional de Dolor de la ACED se tocaron temas importantes como dolor neuropático, epidemiología del dolor en América Latina y los avances de la encuesta de dolor en Colombia. Y el sábado, en el cierre de la programación, se presentarán las novedades de la nueva Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE-11) y se abordará todo el componente de salud mental y dolor.