abril 19, 2024

La condena a prisión y muerte política de Cristina Fernández

Truncadas quedaron las esperanzas electorales de Cristina Fernández de Kirchner, quien no ocultaba su deseo de poner a consideración de los argentinos su nombre para la Presidencia de la República en las elecciones previstas para el 2023. Ya ella había sido presidente de la nación sudamericana entre 2007 y 2011.

El fallo que la condena a 6 años de prisión, más una inhabilidad perpetua para ocupar cargos públicos, según veredicto de tres jueces del Tribunal Oral Federal N° 2, se produce luego ser hallada responsable del delito de administración fraudulenta.

“Condenar a Cristina Fernández de Kirchner a la pena de seis años de prisión e inhabilitación especial perpetua para ejercer cargos públicos (…) por considerarla autora penalmente responsable del delito de administración fraudulenta en perjuicio de la administración pública”, leyó uno de los jueces que la condenó, Jorge Gorini.

En la actualidad Fernández de Kirchner es la vicepresidente del gobierno argentino que preside Alberto Fernández. Estaba acusada de corrupción, junto con otras 12 personas, por la Fiscalía que pidió, en principio, una pena de 12 años de prisión.

LO QUE LE VENÍA

Ya en declaraciones anteriores a un diario de Brasil, Folha do São Paulo, Fernández había ‘cantado’, desde el 2019, lo que le venía en su contra: “Por razones muy simples. Primero: todas mis garantías constitucionales fueron violadas. Segundo: todo lo que se dijo es mentira”. En otras declaraciones a medios nacionales sostuvo que era, simplemente, una persecución jurídica en su contra.

Los registros de prensa argentina señalan que la “Fiscalía acusó a la vicepresidenta de adjudicar de manera fraudulenta contratos de obras públicas entre 2007 y 2015. El esquema de sobornos, según la acusación, ocurrió en la provincia de Santa Cruz durante los 12 años en los que los Kirchner estuvieron en el poder. ¿Y las otras personas implicadas? Son 12, entre ellos Lázaro Báez, el socio de los Kirchner que recibió contratos de carreteras”.

A propósito del caso, el diario La Nación, de Argentina, destaca como dato histórico que “esta es la primera vez que un vicepresidente en ejercicio es condenado por cargos de corrupción… Ya que cuando fue juzgado y condenado Amado Boudou, en 2018, ya había dejado la función pública. Boudou fue vicepresidente de Cristina”.

Po su parte, BBC, con base en analistas, señala que “el fallo no supone que la vicepresidenta entre inmediatamente a la cárcel, ya que primero debe ser ratificado por la Cámara de Casación y la Corte Suprema, lo que podría tardar años. Kirchner goza además de fueros que impiden que sea arrestada hasta el 10 de diciembre de 2023, cuando concluye su mandato, y podrá presentarse a elecciones para un nuevo cargo en los comicios del año próximo, lo que podría extender su inmunidad”.

Compartir