enero 29, 2023

Por las nubes precios del queso y el plátano, comerciantes dan razones

Una libra de queso que, hace año y medio, tenía un precio promedio de 8.400 pesos, hoy se consigue en 16.000; y un plátano verde que, en cada enero, producto de la buena cosecha, se adquiría en 300 o 400 pesos la unidad, hoy esa unidad tiene un valor que varía entre 1.100 y 1.300 pesos.

Los dos productos, básicos en la canasta familiar, incluso de mayor demanda, se han vuelto “comida de lujo”, como vienen siendo calificados en las redes sociales, y no la fórmula para resolver, con poca inversión, el alimento diario en muchos hogares de la región.

El gerente general de Coolechera, Jaime Dugand, y el director ejecutivo de Corpoagrocol, mayorista de plátano de Barranquillita, Rubén Heredia, dieron a conocer su punto de vista sobre el incremento de los precios del queso y el plátano, en medio locales de radio.

Dugand parte de una ilustración acerca de las tres modalidades del negocio del queso: La industria organizada, como es Coolechera, que tiene un proceso pasteurizado, con normas Icontec y registro Invima; las queseras, organizadas, pero con un producto semipasteurizado, con algunas normas de control de Invima; y está la mayoría del ‘queso cultural’, o costeño, o el informal, con pocas normas sin control.

MUCHOS INTERMEDIARIOS

Precisa que en la primera modalidad la ventaja es que la materia prima se adquiere del socio productor a la industria y de allí al consumidor final con precio fijo y producto de calidad; pero en las otras dos modalidades hay que enfrentarse a muchos intermediarios como la compra en las fincas, el transporte, la compra de los insumos, la cadena del mayorista hasta el que vende al menudeo, entre otros factores.

Sostiene que ellos, Coolechera, no le han subido el precio a la libra y que se mantiene entre los 13.000 y 14.000 pesos; pero las queseras y el ‘queso cultural’ ha pasado de 8.400 pesos, en promedio la libra , a 16.000 pesos.

Por su parte, Heredia indica que se vienen presentando dos fenómenos en la región y es que el producto de la Costa Caribe y del Urabá está llevando el plátano a Bucaramanga en donde están adquiriendo el racimo luego de pesarlo lo que se traduce en mayor rentabilidad; en cambio en Barranquilla que es por unidad; lo otro es que las zonas de mayor producción siguen bajo el rigor del invierno y eso impacta en la comercialización del producto.