mayo 20, 2024

Solo cuando cese la violencia, Gobierno retornará a mesa de diálogo con mineros

El Gobierno Nacional reitera su rechaza a los actos de violencia que se han presentado durante el desarrollo de la protesta social, en el Bajo Cauca y Nordeste de Antioquia, los cuales han vulnerado los derechos de la población civil y han puesto en grave riesgo la integridad de miembros de la Fuerza Pública.

“Les insistimos a los manifestantes que han optado por las vías de hecho que la puerta al diálogo —el único camino para superar cualquier diferencia— sólo se reabrirá una vez cesen los hechos de violencia, tengamos normalización en el territorio; se supere el desabastecimiento y la población pueda contar con alimentos, medicinas y el pleno funcionamiento de hospitales, colegios y centros de atención de la niñez”, afirmó el Gobierno en un comunicado.

Añade que saluda las manifestaciones de rechazo de la violencia hechas por la Iglesia católica, por medio de la Diócesis de Santa Rosa de Osos. A este clamor se han sumado los habitantes y procesos organizativos que apoyan el paro minero y que están de acuerdo con que el Gobierno recupere las vías, la movilidad y priorice la atención humanitaria ante el desabastecimiento en el Bajo Cauca y del nordeste antioqueño.

“Hemos estado presentes en la región con cinco viceministros de Interior, Defensa, Ambiente, Minas y el subdirector del Departamento Nacional de Planeación, acompañados por los equipos técnicos. En Medellín, los ministros de Defensa, Interior y la Ministra de Ambiente y Desarrollo Sostenible, con los mandos militares y de Policía y la Gobernación de Antioquia estuvieron al frente de las medidas adoptadas para despejar las vías y garantizar la seguridad y los derechos de los habitantes de la región”, anotó el Gobierno,

Sostiene que desde el territorio se ha estado al tanto de la negociación y de la construcción de propuestas y salidas para la formalización, y que darse las condiciones para reanudar el diálogo, insistirá en la creación y puesta en funcionamiento del distrito minero, así como en el plan de formalización de la minería, que garantice respeto por el medio ambiente y el derecho al trabajo, que les permita contar con el apoyo del Estado en el desarrollo de sus actividades productivas.

“Cabe recordar que, como primer punto de la agenda de diálogo, propusimos rechazar conjuntamente cualquier acto de violencia y, segundo, que se levantarán de manera inmediata los bloqueos que han ocasionado desabastecimiento, principalmente, de alimentos, medicamentos y gas, además de la restricción para acceder a los hospitales de la zona”, anota Presidencia.

El Gobierno ratifica que este ha sido, desde el principio, un acuerdo con la mesa del paro minero y que solamente en condiciones de libertad y seguridad plena para los habitantes, está dispuesto a retornar a la mesa de diálogo con todas las proposiciones y el ánimo de construir el diseño de una política pública para avanzar en el desarrollo y la prosperidad de la región.

Compartir