abril 20, 2024

Ministro de Hacienda saliente llama la atención sobre caída en el PIB cafetero

El ministro de Hacienda saliente, José Antonio Ocampo, llamó la atención sobre la caída en el Producto Interno Bruto (PIB) cafetero y la reducción de su participación en el PIB agropecuario. Dijo “son un llamado de atención que debemos revisar conjuntamente”.

Durante su intervención en el Congreso Nacional de Cafeteros, en donde destacó que son 542.000 familias cafeteras quienes con su trabajo permanente han posicionado al café de Colombia y a la institucionalidad cafetera, se refirió a la coyuntura cafetera expresando que el sector no ha estado exento de algunos desafíos.

Afirmó que a pesar de una coyuntura de precios que sigue siendo favorable (cotizaciones del contrato C cercanas los dos dólares por libra y diferenciales del origen Colombia por encima de 40 centavos de dólar por libra), es importante notar que la caída en la producción y en la participación del Fondo Nacional del Café en las exportaciones totales merecen una atención especial.

“Las altas cotizaciones permitieron que a cierre del año 2022 las exportaciones de café representaran el 34% del total de exportaciones agropecuarias y 7% del total de exportaciones de Colombia. Sin embargo, señaló que desde el año 2020 (a pesar de importantes crecimientos de la economía en 2021 y 2022) se ha dado una caída en el PIB cafetero y una reducción de su participación en el PIB agropecuario.

Ocampo habló además de la posibilidad del fenómeno del niño desde el segundo semestre, circunstancia que históricamente ha estado asociada con recuperaciones del volumen de producción.  

“Tanto la coyuntura climática, como el interés de cada productor de sacar el mejor provecho de los altos precios se ven reflejados en una disminución del ritmo de la renovación de cafetales, tarea que debemos emprender en forma conjunta, decidida e inmediata. Los indicadores de la sanidad de la cosecha (baja incidencia de roya y broca a pesar de las condiciones climáticas) y la adopción masiva de variedades mejoradas son esperanzadores”, expresó.

De acuerdo con el ministro de Hacienda saliente, mantener un parque cafetero joven es una condición necesaria para mantener indicadores de productividad relevantes y en forma consecuente mantener la participación de Colombia.

Destacó que las importaciones de café siguen reflejando un volumen cercano a los dos millones de sacos por año, reportando un crecimiento del 39% frente a las importaciones del año 2021.

“Esas cifras revelan en forma muy diciente la oportunidad que tiene Colombia de participar en la producción local de café robusta. Además del potencial asociado a la sustitución de importaciones, soy optimista en el encadenamiento con la actividad industrial privada que tiene esa producción y especialmente, de la posibilidad de establecer oportunidades de desarrollo regional en zonas particularmente afectadas por el conflicto y por la presencia de cultivos ilícitos. Confío que la conversación alrededor del café robusta siga avanzando en forma coordinada con todos ustedes”, anotó.

El ministro Ocampo expresó que “La Federación y el Gobierno deben continuar un trabajo coordinado que permita que la actividad de los cafeteros del país se caracterice por su sostenibilidad económica, social y ambiental, así como también por el posicionamiento del café de Colombia y de sus productores en un entorno internacional cada vez más exigente”.

Compartir