abril 15, 2024

Bocagrande se hunde lentamente, advierten geólogos

Erosión costera, inundaciones, ordenamiento territorial y usos del suelo, son algunos de los retos que impone el cambio climático a la región Caribe colombiana, de acuerdo con geólogos. Esta región, por su posición geográfica está expuesta al aumento del nivel del mar y por ende a diferentes fenómenos que pueden ocurrir en la zona costera.

La afirmación es de Flover Rodríguez, director ejecutivo de la Asociación Colombiana de Geólogos y Geofísicos de la Energía, quien en el “Gran Foro ACP Hechos de Sostenibilidad” que se cumple en Barranquilla, organizado por la Asociación Colombiana de Petróleo y Gas, habló sobre el caso de Cartagena.

Indicó que esta ciudad caribeña tiene, además de enfrentar el aumento del nivel del mar, una situación de la Bahía y particularmente de Bocagrande. “Se suman cosas que se deben analizar para proteger a las personas y a la infraestructura”, expresó.

Señaló que en general en la costa Caribe colombiana se ha duplicado el aumento del nivel del mar en los últimos 15 años, pasando de 2.5 a 4 milímetros por año. “Esto es interesante, tenemos que prestar atención porque esos aumentos si los prolongamos en el tiempo nos van a permitir ver como el mar va a ir ingresando a la costa, debemos prestar atención ya, porque en unos años si puede ser grave”, anotó Rodríguez.

Flover Rodríguez, , director ejecutivo de la Asociación Colombiana de Geólogos y Geofísicos de la Energía.

Explicó que el fenómeno de incidencia es el hundimiento de los terrenos por diferentes razones, una de las cuales es las características del terreno, entonces el hundimiento puede ser natural. Segundo la construcción de obras de infraestructura que le impone peso adicional a los terrenos y eso puede ayudar a que las incidencias se incrementen.

“En Cartagena la barra donde se construyó Bocagrande es artificial, no natural y quizás fue planeada para una cantidad de infraestructura y hoy ya excedió, entonces se está experimentando eso”, manifestó.

Considera que Bocagrande se debe organizar concibiendo que hay un fenómeno de su incidencia, que se establezcan unas medidas estructurales, pero también unas medidas instrumentales y que se monitoree lo que está ocurriendo para tomar decisiones que lleven a soluciones.

También afirmó que en La Guajira se tiene unas zonas expuestas al retroceso de la zona costera e ingreso del nivel del mar, y eso es algo que se puede generalizar en ciertos puntos de la costa Caribe.

De acuerdo con la Asociación Colombiana de Geólogos y Geofísicos de la Energía, esto además se ve agravado porque se está dragando el río Magdalena, que es una de las principales fuentes de aporte de sedimentos que ayudan a construir costas. “Si evitamos esa llegada de sedimentos vamos a evitar la construcción de costas que nos protege de esta erosión”, manifestó Flover Rodríguez.

RECOMENDACIONES

Al hablar sobre las recomendaciones para tratar esta situación dijo que lo primero que se debe hacer es avanzar es un ordenamiento territorial responsable y estratégico, integrando el conocimiento de diferentes profesiones: geología, geofísica e ingeniería, para dar solución a ese ordenamiento territorial, que es clave porque el uso del suelo debe ser establecido claramente.

“También debemos enfocarnos en desarrollar cada región del territorio de la manera adecuada, porque eso va a tener un impacto en el manejo de los diferentes fenómenos geológicos que pueden ocurrir”, expresó el experto.

Otra recomendación es educar, preparar a los habitantes de los territorios ante cualquier ocurrencia de estos fenómenos de origen geológico. “Hay que avanzar con estrategias pedagógicas agresivas de trabajo integrado entre Gobierno, comunidad y entes privados para enlazar esas soluciones de manera conjunta, puntualizó Rodríguez.

Compartir