abril 15, 2024

“Uribe le quitó esquema de seguridad y nosotros lo matamos”: Mancuso sobre alcalde de El Roble

Los crímenes del alcalde de El Roble, Eudaldo Díaz, en el departamento de Sucre, y del periodista Jaime Garzón, en Bogotá, fueron cometidos por comandos de las Autodefensas Unidas de Colombia, ordenados por sus máximos comandantes, confirmó el excomandante de las Auc, Salvatore Mancuso, ante la Jurisdicción Especial para la Paz, JEP, que lo escucha en la audiencia única de verdad virtual desde Estados Unidos, país al que fue extraditado.

En el caso de Díaz, Mancuso aseguró que, posterior a la denuncia que hizo en torno a que iba ser asesinado y responsabilizó al entonces gobernador de Sucre, Salvador Arana Sus, durante un Consejo Comunal, el 2 de febrero del 2003, en el municipio de Corozal que presidió el presidente de la época Álvaro Uribe Vélez, se fraguó su asesinato.

La acción criminal se produjo el 10 de abril, un poco más de los dos meses de haber denunciado por corrupción a Arana.

“Fue una solicitud directa creo que del gobernador (Salvador Arana) no recuerdo en este momento, sé que en un Consejo Comunitario él denunció ante el entonces presidente Uribe que lo iban a matar y Uribe lo que hizo fue quitarle el esquema de seguridad y nosotros lo matamos”, sostuvo Mancuso.

Sobre ese señalamiento se pronunció en su cuenta de Twitter el expresidente Álvaro Uribe: “Cómo se les ocurre que el gobierno que presidí le quitó el esquema de seguridad al Alcalde del Roble, si lo que hicimos en ese gobierno fue aumentar esquemas de seguridad”.

El caso de Garzón

En la misma audiencia el exparamilitar se refirió con detalles al crimen del periodista Jaime Garzón, ocurrió el 13 de agosto de 1999, asegurando que la orden provino, directamente, de Carlos Castaño, el máximo comandante de las autodefensas de Colombia.

Entre las razones para le hecho criminal, según Mancuso, Castaño, por un lado, no admitía que el comunicador se burlaba de él en sus parodias en la televisión, y por el otro recibió información de parte de oficiales del Ejército de que era un intermediario permanente en las negociaciones que hacia la guerrilla para dejar en libertad a secuestrados.

“Fue una petición directa a Carlos de altos mandos militares que podré contarle en una audiencia privada por lo delicado y la presunción de inocencia y las personas que nos rodean”, comentó el exparamilitar.

Agregó que, además Castaño habían dado la orden de eliminar a Gustavo Gallón Giraldo, el actual embajador de la ONU, “pero se arrepintió por las ‘enormes repercusiones’ que causaría tal homicidio”.

Compartir