abril 13, 2024

Temperaturas de 700 grados en ladera del volcán tienen alarmadas a autoridades, no se sabe el origen

  • El SGC insta a otras entidades del orden nacional ambiental y de riesgo a aunar esfuerzos para determinar las causas de este fenómeno.

Después de revisar los resultados de los análisis geoquímicos obtenidos el domingo en el punto de la anomalía térmica y en sus alrededores, ubicados sobre una de las laderas del volcán Cerro Bravo, en el sector de La Virgen sobre la vía Bogotá-Manizales, el Servicio Geológico Colombiano (SGC) descarta que el origen de este fenómeno sea volcánico o geológico.

Al igual que en las mediciones previas, se registraron altas concentraciones de gas metano (CH4), muy superiores a las que este gas suele tener en áreas volcánicas en el país y el mundo. Sumado a esto, no se ha registrado ningún cambio en la actividad del volcán, el cual hasta el momento continúa estable y se mantiene en nivel de actividad Verde (activo, pero en reposo).

Adicionalmente, la ausencia de gases de origen volcánico como el dióxido de azufre (SO2) hacen aún más improbable este origen. Aunque se corroboró que en el punto de la anomalía el suelo registra altas temperaturas, cercanas a los 700 grados centígrados, no se encontró ningún indicador que demuestre que estas temperaturas, así como la salida de gases y vapores, tengan relación con la actividad del volcán, pues se encuentran muy focalizados y superficiales.

Desde el 13 de mayo, cuando se recibió el reporte de la salida de gases en el sector, el SGC inspeccionó el lugar y sus alrededores. A partir de ese momento, la Entidad ha estado presente en la zona y ha realizado todos los análisis correspondientes que incluyen, además de las mediciones geoquímicas, de temperatura del suelo y el reconocimiento geológico, cinco comisiones de campo en las que han participado varios especialistas.

Los resultados obtenidos permiten deducir que esta anomalía tendría un origen diferente al volcánico, probablemente orgánico o producto de actividades humanas, por lo que de ahora en adelante los análisis están más allá de la competencia del SGC.

Aunque el SGC continuará apoyando a las autoridades locales y a los demás actores involucrados en todo lo relacionado al conocimiento volcánico, es urgente la participación de otras entidades del orden nacional, con competencias en temas ambientales y de riesgo, así como de infraestructura vial, para la generación de nuevos datos que permitan determinar y delimitar el origen de este fenómeno.

Compartir