abril 20, 2024

“Se nos vienen encima tremendas alzas eléctricas, hay que cambiar estructura tarifaria”: Liga de Usuarios

Las altas tarifas de energía eléctrica que se vienen dando en la región Caribe por la aplicación del Régimen Especial Tarifario, subirán aún más por cuenta del fenómeno de El Niño, que demanda mayor utilización de la energía térmica ante la disminución de los niveles de los embalses para la generación hidráulica. Por ello, la Liga Nacional de Usuarios de Servicios Públicos y otras organizaciones vienen planteando propuestas para lograr concretar tarifas de energía eléctrica más moderadas y pagables.

Las organizaciones han enviado cartas al Presidente de la República y a la Comisión de Regulación de Energía y Gas (Creg) solicitándoles convocar Mesas de Concertación con las fuerzas vivas de la región para concertar los lineamientos de política pública tarifaria.

Precisa Normal Alarcón, coordinador de la Liga de Usuarios en la zona Norte, que el debate hay que centrarlo en la estructura y normatividad tarifaria del sector eléctrico, que deben ser modificadas antes que arruinen a millones de usuarios.

“Un solo ejemplo a modificar: las altas rentabilidades de las empresas eléctricas, que en Colombia superan el 12% anual, cuando conocemos que en la Unión Europea bordea el 4%, un 300% menos. Aunque estamos en una economía de mercado, las utilidades deben ser razonables, porque las actuales le están quitando el pan de la boca a millones de usuarios”, aseguró Alarcón.

El líder gremial recordó que el aumento desmesurado en la tarifa de energía en la Costa Caribe se debe a un artículo del Plan Nacional de Desarrollo de entonces presidente Iván Duque, que prescribió que las nuevas empresas (Air-e y Afinia), además de haber comprado regalada la infraestructura de Electricaribe, podían cobrar las inversiones futuras en forma anticipada en las tarifas, lo que no ocurría antes y no sucede en ninguna parte del país.

Añadió que el Plan de Desarrollo de Duque les permitió además facturar en las tarifas las pérdidas negras (hurtos), lo que tampoco sucede en las demás regiones del territorio nacional. “Este golpe demoledor lo recibe toda la población costeña, desde los más pobres hasta los sectores más encumbrados y las grandes empresas”, expresó Norman Alarcón.

Normal Alarcón, coordinador de la Liga de Usuarios de Servicios Públicos en la zona Norte.

AMI y la opción tarifaria

La Liga Nacional de Usuarios de Servicios Públicos dijo que el nuevo Plan de Desarrollo también impuso en todo el país el sistema de medición avanzada inteligente AMI, rechazado por los más amplios sectores de usuarios por no ser necesario para la mayoría, por ser demasiado sofisticado y porque es muy costoso al elevar en forma desconsiderada las tarifas.

Además de eso, el artículo 108 del nuevo Plan de Desarrollo reasigna y focaliza los subsidios para estratos 1, 2 y 3, pero buscando recortarlos más.

“El desconcierto de la ciudadanía es aún mayor al conocer que de acuerdo con la Asociación de Distribuidores de Energía (Asocodis), que agrupa a las empresas distribuidoras de energía del país, se vienen nuevos aumentos tarifarios, porque la llamada opción tarifaria se quedó corta al diferir los incrementos durante la pandemia y otros periodos. Según Asocodis, los usuarios del país les debemos $4,6 billones de pesos, exorbitante suma que empezarán a cobrar más temprano que tarde”, señaló Alarcón.

Preocupa aún más lo indicado por Asocodis en el sentido que esos $4,6 billones podrían pasar a final de este año a cerca de $7 billones, de darse un incremento significativo de los precios de energía en bolsa por El Niño y dependiendo de la exposición a bolsa que tengan las empresas distribuidoras.

José Camilo Manzur, director del mencionado gremio, informó que el 50% de los $4,6 billones existentes son de Air-e y Afinia, dos de las 19 empresas distribuidoras agremiadas a Asocodis, que están aplicando la opción tarifaria.

La Liga indica que la opción tarifaria es una astucia aprobada por la Comisión de Regulación de Energía y Gas (Creg) desde el año 2008, durante el segundo gobierno de Uribe Vélez, y continúa en estos días. Significa que cuando hay incrementos grandes en los servicios públicos, los aumentos se difieren en el tiempo como una especie de gota a gota mensual que golpea inclemente la economía familiar, como también al sector empresarial.

Ante toda esta situación, Alarcón sostiene que es importante coadyuvar la demanda interpuesta por los alcaldes de la Costa Caribe ante el Consejo de Estado para tumbar el discriminatorio régimen tarifario especial impuesto a esta región.

El incremento

Datos de la Liga de Usuarios de Servicios Públicos precisan que el primero de octubre de 2020, en plena pandemia del covid-19, cuando iniciaron actividades las empresas Air-e y Afinia en los siete departamentos de la Costa, el kilovatio hora estaba en $498 pesos. En mayo de 2023, en menos de tres años, el mismo kilovatio hora se trepó a $841 pesos: un 68% de incremento.

Con respecto a la inflación en estos tres años, que aumentó 22,62%, el aumento de la tarifa eléctrica en esta zona del país fue de más de 300% por encima de dicha inflación. También muy superior a los aumentos que se dieron en el resto del país.

Compartir