abril 20, 2024

Implosión de la nave causó la muerte de los cinco pasajeros del sumergible Titán

Equipos de rescate hallaron los cuerpos de los cinco pasajeros del sumergible Titán, perdido el pasado domingo en el Atlántico Norte. Estas personas participaban de una travesía para llegar a los restos del Titanic.

De acuerdo con las autoridades, los pasajeros perdieron la vida al implosionar la nave. “Los restos son consistentes con una catastrófica pérdida de presión de la cámara” del Titan, cuya comunicación se perdió el domingo, dos horas después de haber iniciado la inmersión con cinco personas a bordo, anunció el contraalmirante del servicio de Guardacostas John Mauger.

A bordo viajaban el millonario británico Hamish Harding, presidente de la compañía Action Aviation; el paquistaní Shahzada Dawood, vicepresidente de Engro, y su hijo Suleman -ambos también con nacionalidad británica-; el experto buceador francés Paul-Henri Nargeolet; y Stockton Rush, director general de OceanGate Expeditions, la compañía que opera el sumergible, y que cobraba 250.000 dólares por turista.

La intensa búsqueda estuvo coordinada por la Guardia Costera de Estados Unidos con la Marina de Estados Unidos, la Guardia Costera de Canadá y el ejército canadiense. Las labores se intensificaron pues con el pasar de las horas los pasajeros tendrían menos posibilidades de ser encontrados sin vida dado que las cuentas indicaban que el oxigeno se les estaría agotando.

Aviones P-3 canadienses habían detectado ruidos bajo el agua, lo que reavivó las esperanzas y orientó a la marina internacional de rescatistas enviada al lugar.

El contralmirante John Mauger dijo que esta mañana un ROV, un vehículo a control remoto, encontró la cola cónica del sumergible en el lecho marino a menos de medio kilómetro del Titanic. Y que los Guardacostas hallaron un “campo de restos”, que debían ser evaluados por los expertos.

Cabe señalar que por este incidente se ha conocido de un informe que da cuenta de posibles deficiencias de seguridad de la nave Titán.

El exdirector de operaciones marinas de OceanGate Expeditions, la empresa fabricante, David Lochridge, despedido por haber cuestionado la seguridad del Titan, mencionó en una demanda judicial el “diseño experimental y no probado” del sumergible.

Según Lochridge, un ojo de buey de la parte delantera del aparato fue concebido para resistir la presión a 1.300 metros de profundidad y no a 4.000 metros.

Compartir