marzo 4, 2024

De $13,8 billones sería el faltante por el congelamiento de tarifa de peajes

El congelamiento indefinido del valor de los peajes seguiría abriendo un enorme boquete en las finanzas de los proyectos viales cuya construcción, operación y mantenimiento depende de los recursos provenientes de los peajes.

Así lo señala la Cámara Colombiana de la Infraestructura (CCI) afirmando que ese faltante podría acercarse a los $13,8 billones, durante los próximos años.

Así las cosas, considera que la única alternativa para compensar una contingencia fiscal, de semejante cuantía, sería vía impuestos que pagarían todos los colombianos, incluso aquellos que nunca transitan por una carretera.

“Los peajes son, indiscutiblemente, la compensación de un servicio (como lo son el pago del gas, el agua o la luz) y, justamente, ese servicio lo prestan los proyectos concesionados. Si se eliminan los peajes, ¿quién mantiene la infraestructura? ¿Cuánto le costaría al país y a los colombianos hacer eso mediante el modelo tradicional de obra pública?”, se pregunta el gremio.

De acuerdo con la CCI, después de seis meses de la expedición del decreto 050, que congela el cobro de los peajes, se puede concluir que el país podría estar sacrificando su política fiscal y la inversión extranjera que ha impulsado el desarrollo de infraestructura, por cuenta de un aporte marginal de los peajes al IPC.

Añade que el congelamiento de las tarifas de peajes, de otro lado, envía mensajes de incertidumbre e inseguridad jurídica a los grandes financiadores nacionales e internacionales. Los concesionarios pondrían en riesgo el cumplimiento de sus obligaciones financieras y, por ende, el ritmo de inversiones que requiere el país en materia de infraestructura.

En su análisis la agremiación manifiesta que así mismo, podría verse en riesgo el modelo de concesiones, el cual ha dado frutos a lo largo de 30 años con la intervención de más de 10.000 km, más de 1 millón de empleos, así como el desarrollo económico local de las regiones.

Por último, destaca que el sector de la infraestructura -del cual hacen parte las vías concesionadas- es, junto a la vivienda y el sector energético, dinamizador contracíclico de la economía, justo en el momento que ella lo requiere.

Compartir