febrero 27, 2024

Ricardo Roa, presidente de Ecopetrol.

Presidente de Ecopetrol destaca impacto de la transición energética en la Costa Caribe

Dentro de la apuesta hacia la transición energética, contemplada en la ruta de trabajo de Ecopetrol en el corto y mediano plazo, su presidente Ricardo Roa Barragán destacó tres componentes que van a impactar en la Costa Caribe.

Roa explica que con el cambio de matriz energética, política establecida por el Gobierno del presidente Gustavo Petro, que estará bajo la responsabilidad de la empresa estatal, y ante la evidente desaparición significativa del uso de carbón como combustible a nivel mundial, se miran otros nichos dentro del negocio de hidrocarburos y generación de energías limpias.

“Hemos hecho unos ajustes en esa hoja de ruta de la estrategia 2020-2040, primero porque no había, en el momento en que se elaboró esa estrategia, situaciones que ahora hay. Una de ellas es que no estaba la restricción para que Ecopetrol hiciera exploración y explotación de recursos no convencionales”, comenta el alto ejecutivo.

Indica que “hoy hay una directriz, un proyecto de ley que hizo trámite en el Senado, ahora falta en la Cámara, prohibiéndole a Ecopetrol entrar en exploración y explotación de recursos con yacimientos no convencionales y esa es una novedad que llevó a actualizar esas prospectivas de recursos que de este origen tenía la matriz energética de Ecopetrol”.

Sin embargo, asegura que se abren puertas hacia el aprovechamiento del gas natural, considerado dentro de los recursos contingentes que transita por un proceso de desarrollo, de maduración de pruebas, de la sísmica y de las volumétricas a ser reservas posibles, probables y probadas, además de poder contar con grandes aliados.

“Aliados importantísimos en el mundo del petróleo y del gas, Shell, Petrobras, OXY, en esos bloques del Mar Caribe, donde la expectativa nuestra, en el menor de los escenarios, el más bajo, podríamos estar hablando de entre 3.5 y 4.5 terapies cúbicos de reservas nuevas de gas; y en el mejor de los escenarios, del orden de 10.5 a 12.5 terapies cúbicos de reservas de gas. Esto, obviamente, demanda un tiempo necesario para el desarrollo y la maduración de estas nuevas reservas, pero al cual le hemos puesto el acelerador”, dice Roa.

Multiplicar reservas

El directivo se muestra optimista en que pisando el acelerador, con ese recurso energético “podríamos multiplicar por dos, por tres, o por cuatro las reservas actuales de gas natural en el país y con ello extendiendo por 10, o por 20, o por 30 años más las actuales reservas disponibles”.

Estima que lo anterior, traducido en recursos económicos, no solo representaría para el país entre siete y 10 billones de dólares, sino garantiza al territorio la soberanía energética, y ampliar su presencia en el contexto mundial de la industria que actualmente es de nueve países, así como afianzarles oportunidades laborales a 104.000 personas de manera indirecta y a 18.000 directas.

Roa, además, se refiere a cuatro líneas de negocios que hacen que Ecopetrol asuma la transición energética. La primera se relaciona con seguir manteniendo lo tradicional, incluso incrementando, como es la producción diaria de barriles.

“Este año hay muchas buenas noticias. De 20 pozos en las campañas exploratorias, 10 han resultado exitosos este año con hallazgos importantes de gas y de crudos. Diez pozos de 20 es un buen número en un año; 5 pozos aún están en revisión y 5 de ellos han sido declarados inviables. Hay una campaña exploratoria bien importante que nos está mostrando también una oportunidad de incorporar tecnología para poder hacer una apuesta de un mejor factor de recobro mejorado y así aumentar nuestra producción” anota.

Manifiesta que Ecopetrol muestra resultados positivos de la apuesta en materia de producción del presente año, al pasar de 720.000 barriles día de crudo a superar los 730.000 barriles. Pone como punto de referencia, que el día 12 de octubre pasado se alcanzó un importante récord, 769.000 barriles de crudo en los campos de la compañía.
“Y en las refinerías ni qué decir del negocio tradicional. La integración entre el sistema de refinamiento de la Refinería de Cartagena antigua con la nueva, nos ha permitido hablar y alcanzar la meta de los 420.000 barriles día de carga y con ello hemos dejado de importar gasolina frente al año anterior; y podemos, como se ha anunciado, desarrollar procesos de mejoramiento en la calidad de las gasolinas que producimos en nuestras refinerías”.

El hidrógeno

Otra línea a la que hace referencia el directivo es a la de soluciones de bajas emisiones, “donde hemos puesto el gas natural como papel importante, o relevante, dentro de esta transición y, obviamente, tenemos un par de proyectos pequeños, pero el gran reto es sencillo: En nuestras refinerías consumimos al año cerca de 130.000 toneladas de hidrógeno que hoy es gris, un 90% de hidrógeno gris, y un 10% es hidrógeno verde; ahí está el primer gran consumidor de hidrógeno verde en el país”.

Agrega, en ese sentido, “nuestra apuesta va en la línea de producir esa transformación del hidrógeno gris a hidrógeno azul y luego, en una segunda etapa, llegar a hidrógeno verde, alimentando con unas 130.000, que se volverán 150.000, o 180.000 en el crecimiento de las refinerías, pero también desarrollando como gran expectativa la meta de producir un millón de toneladas de hidrógeno verde para exportación. Son estudios que estamos desarrollando actualmente y que hemos venido madurando aceleradamente”.

Energías renovables

En torno a la tercera línea, Ricardo Roa dice que es la incorporación de las energías renovables, estrategia que fue sometida a actualización. “Cuando yo llegué aquí a Ecopetrol, hace 6 meses, había una meta de 900 megavatios de incorporación de energías renovables en la matriz energética, de aquí al 2030; ya esos números cambiaron; esos 900 megavatios, los vamos a alcanzar en el 2025 y al 2030 vamos a alcanzar cerca de 2 gigas nuevos, 2.000 megavatios nuevos de energías con fuentes renovables no convencionales, y al 2050 esa aspiración está entre 3 y cuatro gigas”.

Y la cuarta línea que subraya el funcionario es el desarrollo al potencial en materia de energía eólica y energía solar que tiene el país, con énfasis en la región de La Guajira y esa es la gran apuesta, puesto que hay reducción de emisiones como requerimiento para no seguir contribuyendo al cambio climático en el mundo.

“La aspiración, al 2030, es reducir 25 petallus de energía propia dentro de los consumos de los procesos propios de la refinería hacia los campos de producción. Ahí hay una gran apuesta, ya llevamos 4.5 terapies petallus de producción y esa eficiencia energética es, como lo dice en el sector petrolero, uno de los mangos bajitos que vamos a estar cogiendo muy rápido en los próximos años”, indica Roa.

Por último, el presidente de Ecopetrol hace mención de la presencia de ISA en el portafolio de activos de Ecopetrol. “El modelo de negocio montado tenía unas expectativas de que ISA le aportará el 8 o el 10% de generación de vida al negocio y al cierre de este año estamos reportando casi un 15% y esperamos que al 2030 se vuelva un 25 a un 26% el negocio de transmisión de ISA en el portafolio y en la generación de riqueza de Ecopetrol, no solo a nivel nacional sino a nivel regional”.

Ese resultado, al que también hay que sumarle el haber llegado a Perú con un proyecto de generación de 500.000 voltios, facilita otra apuesta hacia otros jugadores del sector como los grupos EPM de Medellín y Energía de Bogotá, “juntos podemos hacer de nuestros activos de transmisión y en nuestra infraestructura energética un gran papel en el contexto de América Latina”.

Compartir