febrero 27, 2024

Alarma e incertidumbre en sector eléctrico del país, resolución de la CREG ahuyentaría inversión

  • Por: SANTOS SUÁREZ BADILLO, Director de El Norte

El escenario actual del sector eléctrico colombiano ante la intervención que pretende hacer el gobierno a la Bolsa de Energía, tal como lo establece una controvertida resolución de la CREG, se puede resumir en dos palabras: alarma e incertidumbre.

Tal disposición es una abrupta variación de las reglas del juego que no envía una señal de estabilidad regulatoria, sino que por el contrario, plantea cambios que no abonan el terreno para futuras inversiones de expansión.

Y se plantea justamente cuando se está a las puertas de una subasta del cargo por confiabilidad, prevista para el 15 de febrero próximo, que busca incrementar la capacidad de energía disponible en el país, generadas por diferentes fuentes.

La lluvia de críticas al Proyecto de Resolución de la Comisión de Regulación de Energía y Gas van en varias direcciones, siendo una de ellas el impacto negativo sobre las tarifas de energía, que en la práctica podrían incrementarse en un 25 por ciento.

Igualmente, tal como está concebida la iniciativa, al plantear un techo de $532 para el valor del kilovatio-hora que se transa en la Bolsa, afectaría financieramente a las empresas térmicas, poniendo en riesgo la continuidad en el mercado de la mayoría de estas plantas.

Restricciones dispararían tarifas

En cuanto al impacto en las tarifas de la Resolución de la CREG, los expertos coinciden en que si bien el valor en la Bolsa de Energía se reduciría entre $60 y $100, el componente llamado restricciones aumentaría en $350, con lo cual dispararía el precio al usuario final.

En tal sentido la Asociación Colombiana de Grandes Consumidores de Energía Industriales y Comerciales, Asoenergía, advierte que la diferencia entre el precio de la energía en Bolsa y el ofertado por el generador, se trasladaría al usuario final vía cargo por Restricciones.

“De esta manera, se realiza artificialmente una socialización de pérdidas de unos pocos (comercializadores) y la traslada al total de los usuarios de energía eléctrica, quienes han sido tradicionalmente afectados en su consumo y los pagos asociados”, señala la agremiación.

Otras organizaciones como el Comité Intergremial del Atlántico han propuesto que con el fin de atender la demanda durante el Fenómeno de El Niño, ese techo artificial de $532/kWh al precio de venta de energía en Bolsa, se fije exclusivamente para las hidroeléctricas, garantizando que se preserve el recurso hídrico durante la ausencia de lluvias y los usuarios no sufran incrementos en las tarifas.

Hay que ser muy cuidadosos

Así las cosas, hay razones suficientes para que el sector eléctrico del país se encuentre hoy muy preocupado por las consecuencias de cambios de esta magnitud en la regulación, especialmente en momentos en que Colombia afronta un fenómeno de El Niño que podría poner en jaque la atención a la demanda.

Sin duda alguna que hay que ser muy cuidadosos en este escenario, no vaya a ser que con esta clase de medidas se debilite un eslabón de la cadena tan clave como la generación térmica, que está evitando que Colombia se apague nuevamente; y de paso con tarifas incrementadas se afecte más el bolsillo de los ya golpeados usuarios, especialmente de la región Caribe.

No es bueno introducir modificaciones como este proyecto de resolución de la CREG, que al final podrían alterar negativamente un sistema energético, que a lo largo de los años, luego del apagón de 1991 y 1992 por un fenómeno de El Niño como el actual, ha venido funcionando bien hasta el punto de ser uno de los más sólidos en el mundo.

Noticia relacionada: https://elnorte.com.co/index.php/2024/01/19/termicas-estan-salvando-a-colombia-de-apagon-por-el-nino/

Compartir