abril 20, 2024

Los tres cambios históricos y transformadores del Grupo BID para apoyar a la región

Las Asambleas de Gobernadores del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y de BID Invest aprobaron tres cambios transformadores para aumentar el impacto y la escala del trabajo de desarrollo del Grupo BID en América Latina y el Caribe, incluyendo una nueva Estrategia Institucional y un aumento de capital de US$3.500 millones que apoyará un nuevo modelo de negocio para BID Invest, el brazo del Grupo dedicado al sector privado.

Las Asambleas de Gobernadores también aprobaron US$400 millones más de recursos y un modelo de negocio más escalable, catalizador y sostenible para BID Lab, el brazo de innovación y emprendimiento del Grupo.

La nueva Estrategia Institucional coloca el impacto y la escala al frente del trabajo del Grupo BID para el período 2024-2030. Su objetivo es impulsar los resultados e impacto del Grupo, a través de una serie de medidas que incluyen el desarrollo de un enfoque programático basado en resultados en el trabajo del Banco con los países miembros, mejoras en los instrumentos de préstamo y las métricas de medición, mayor inversión en su capacidad de conocimiento e infundir una cultura de impacto y meritocracia en todo el BID, BID Invest y BID Lab.

Los Gobernadores, quienes son las máximas autoridades económicas, financieras y de desarrollo de los 48 países miembros, aprobaron las reformas al concluir la 64ª Reunión Anual de la Asamblea de Gobernadores del BID y la 38ª Reunión Anual de la Asamblea de Gobernadores de BID Invest, ayer domingo 10 de marzo.

“Estas reuniones han sido verdaderamente históricas. Por primera vez en los 65 años de nuestra institución, nuestras Asambleas de Gobernadores aprobaron simultáneamente tres cambios transformadores que harán del Grupo BID una institución más grande, mejor y más ágil. Estos cambios darán fuerte impulso a nuestra capacidad de apoyar a América Latina y el Caribe a abordar sus desafíos y liberar su potencial para producir un punto de inflexión en el desarrollo, todo ello con el fin de mejorar vidas con mayor impacto y con mayor escala”, dijo el presidente del BID, Ilan Golfajn.

“Nuestra región afronta un triple desafío estructural de crecientes demandas sociales, escasos recursos fiscales y bajo crecimiento, con los importantes efectos adicionales del cambio climático. Pero, al mismo tiempo, se presenta una gran oportunidad para que la región se convierta en parte de la solución a los desafíos globales compartidos”, agregó el presidente Goldfajn. “Este podría un punto de inflexión, no sólo para el Grupo BID, sino también para toda la región”.

Ilan Golfajn, presidente del BID.

Objetivos estratégicos y mayor escala

La nueva estrategia institucional tiene tres objetivos fundamentales: reducir la pobreza y la desigualdad, hacer frente al cambio climático e impulsar el crecimiento regional sostenible.  

Para alcanzar estos objetivos, el Grupo BID trabajará en siete áreas de enfoque operativo. Tres de ellas son transversales a todos los sectores: biodiversidad, capital natural y acción climática; igualdad de género e inclusión de diversos grupos de población; y capacidad institucional, Estado de Derecho y seguridad ciudadana. 

Las otras cuatro áreas de enfoque son: protección social y desarrollo del capital humano; desarrollo productivo e innovación a través del sector privado; infraestructura sostenible, resiliente e inclusiva; e integración regional.

Para cumplir con estos objetivos, el Grupo BID reforzará su capacidad financiera.

La capitalización de US$3.500 millones y el nuevo modelo de negocio, permitirán a BID Invest ampliar su capacidad de canalizar recursos hacia la región desde unos US$8.000 millones anuales en la actualidad, hasta alrededor de US$19.000 millones.

El nuevo modelo de negocio de BID Invest también le permitirá cambiar hacia un enfoque “originar para compartir”, con el cual podrá asumir más riesgos, ampliar su alcance geográfico y desplegar productos innovadores para obtener mejores resultados a nivel de proyecto y de cartera.

BID Lab ampliará su modelo operativo

Para asegurar que el Grupo del BID siga aprovechando la innovación para impulsar la inclusión social, la acción climática y la productividad en la región, las Asambleas de Gobernadores del BID y BID Invest aprobaron una propuesta para que BID Lab amplie su modelo operativo y se convierta en un hub de innovación para el desarrollo. Esta aprobación permite a BID Lab buscar US$400 millones en nuevos recursos, que se desplegarían en el periodo 2026-2032.

El modelo de hub, que se basa en características únicas de BID Lab como su mayor apetito de riesgo, su red de base y su agilidad en el despliegue de financiamiento, se propone triplicar la movilización de recursos de la entidad por dólar desplegado y ampliar la escala del 40% de sus proyectos. Además, el nuevo modelo contribuirá a asegurar que todos los proyectos del BID Lab beneficien a las poblaciones pobres y vulnerables.

La Estrategia Institucional apunta a reforzar las sinergias en todo el Grupo BID, entre el BID, BID Invest y BID Lab.

La estrategia también requiere al Grupo BID trabajar con otros bancos multilaterales de desarrollo (BMD) como parte de un sistema integrado.

El Grupo BID intensificará su trabajo para desarrollar instrumentos financieros innovadores que permitan movilizar más recursos para abordar las brechas de desarrollo y enfrentar el cambio climático. El Grupo BID ha sido pionero en soluciones innovadoras, como canjes de deuda por naturaleza; cláusulas de deuda resiliente al clima que pausan los pagos de los países afectados por desastres naturales; plataformas de cobertura de divisas; y nuevas formas de recompensar a los prestatarios que alcanzan objetivos relacionados con la naturaleza y el clima, como BID Clima; entre otras.

La nueva estrategia, junto con el nuevo modelo de negocio y la ampliación de capital de BID Invest, y el nuevo modelo para BID Lab, aumentarán la escala del trabajo del Grupo al colocar la innovación financiera y la movilización de recursos del sector privado al frente y en el centro de cada decisión de inversión, fortaleciendo la selectividad y atrayendo inversores privados a gran escala. En conjunto, las reformas y los esfuerzos de cada institución por optimizar sus balances permitirán al Grupo BID aumentar su capacidad de financiamiento en hasta US$112.000 millones en los próximos 10 años.

Reformas para un mayor impacto

Entre las reformas establecidas en la nueva estrategia, el Grupo BID se asegurará de que el impacto y la efectividad en el desarrollo se integren al tejido de su estructura, operaciones y cultura organizativa.

Un nuevo Marco de Impacto incluirá un conjunto de indicadores medibles para traducir las prioridades institucionales en métricas claras y servirá como herramienta principal para supervisar y medir el desempeño del Grupo BID.

La nueva estrategia también prevé cambios en los procesos internos para potenciar la cultura del impacto y la meritocracia en el Grupo del BID. La primera prioridad es definir y cuantificar claramente el éxito, medir y seguir el progreso, el impacto previsto, y evaluar los resultados. En paralelo a este mayor énfasis en el impacto, el Grupo BID también está introduciendo cambios en sus procesos de recursos humanos, incluidos los procesos de selección, para garantizar una cultura de meritocracia.

La nueva estrategia incluye propuestas para una mayor y más eficiente inversión en conocimiento, incluyendo el apoyo a la capacitación en los países. También requiere un catálogo de “casos”, incluidos los éxitos y fracasos de programas y operaciones a lo largo de los años. Esto permitirá al Grupo brindar asesoramiento más informado a los países miembros basándose en el conocimiento acumulado y en evidencia. También permitirá al BID convertirse en el banco del conocimiento de la región.

Asimismo, la estrategia incluye cambios en el enfoque del Grupo respecto a los instrumentos de préstamo, para convertirlos en herramientas conjuntas para los países miembros. En concreto, la Estrategia Institucional propone reformar los Préstamos Basados en Políticas (PBL) para mejorar la calidad y el impacto de las reformas de políticas. El objetivo es fortalecer la calidad, relevancia y responsabilidad de los PBL y utilizarlos estratégicamente para apoyar reformas que fomenten la movilización de recursos, el entorno propicio para el desarrollo del sector privado y la provisión de bienes públicos regionales y globales.

El BID y sus Directorios Ejecutivos aprobaron una hoja de ruta para implementar estas y muchas otras reformas.

“Estoy muy agradecido a las Asambleas de Gobernadores por su apoyo y la orientación proporcionada por nuestros Directores Ejecutivos. Estoy muy agradecido y orgulloso de nuestro personal y confío en su talento, ingenio y dedicación, a medida que implementamos estos cambios y hacemos más ágil a nuestra institución. Llamo a la suma de estas reformas BID Impact+, un nuevo marco a través del cual lograremos mucho más impacto, además de mucha más escala”, concluyó el presidente Goldfajn.

Compartir