abril 20, 2024

Editorial: El predecible futuro político de Barranquilla y el Atlántico

  • Por SANTOS SUÁREZ BADILLO
  • Director de EL NORTE

El accionar político en Barranquilla y el Atlántico se volvió predecible, lo que significa que no hay sorpresas, por lo menos en lo que corresponde a la Alcaldía y Gobernación.

En ese orden de ideas, desde ya, cuando apenas van a cumplir tres meses de haber asumido sus cargos tanto Alejandro Char Chaljub, como alcalde, y Eduardo Verano De la Rosa, como gobernador, se puede prever que en las próximas elecciones regionales el nuevo alcalde será del grupo Char y el nuevo gobernador, también.

La política no es tan compleja como algunos piensan, sólo hay que ponerle sentido común para entenderla. Quien o quienes poseen maquinaria, músculo financiero y respaldo popular comprobado, tienen todas las de ganar, máxime si cuando están en el poder hacen las obras que le gustan a la mayoría.

Y si a lo anterior se le suma una eficaz y comprobada estrategia de marketing, las probabilidades de los contendores se reducen a la mínima expresión. Todo lo expuesto es característica de la señalada casa política, que en cada campaña local que pasa, arrasa y aplasta a sus adversarios.

Pero hay otro ingrediente, y es que en la práctica no tienen adversarios de peso que pongan en peligro sus triunfos electorales. Todos los congresistas de los partidos tradicionales, con sus respectivas maquinarias, son sus aliados políticos.

Y hay más, los llamados sectores progresistas no le hacen ningún contrapeso, ni siquiera teniendo presidente de la República, tal como ocurrió en las elecciones pasadas. Ni se organizan, ni se unen, ni proyectan temprano a sus candidatos.

Es todo lo contrario a lo que ocurre con la OPCH (Organización Política Char), que a pesar de su enorme poderío, no se confía y desde muy temprano proyecta su estrategia para lo que se viene dentro de cuatro años.

Por eso, lo más seguro es que su próxima candidata a la Gobernación sea Elsa Noguera; y si no cuaja la aventura de Jaime Pumarejo a la Presidencia de la República, aspire nuevamente a la Alcaldía de Barranquilla. Ambos, a menos que ocurran hechos extraordinarios que no tengan que ver con la política, ganarán holgadamente.

Compartir