mayo 26, 2024

Se prenden alarmas por disparada que tendrían las tarifas de gas en la Costa Caribe

Un incremento del 77% en el costo del transporte de gas para la Costa Caribe significaría, en el caso de los usuarios residenciales, un impacto entre el 12% al 14% en la factura. Dependiente del consumo de cada hogar, el valor a pagar es diferente.

Para los grandes industriales consumidores de gas, el incremento que verían en su factura sería de 400 millones de pesos mensuales para unos, de 240 millones de pesos, para otros y así, teniendo en cuenta el nivel de consumo.

Las cifras se desprenden de un análisis realizado por Gases del Caribe teniendo en cuenta la propuesta de integración de tarifas de transporte realizada por la empresa Vanti y puesta para comentarios por la Comisión de Regulación de Energía y Gas (CREG).

La iniciativa se basa en el “Análisis costo-beneficio de agregar tramos regulados del sistema de transporte nacional”, de la Universidad de los Andes, y pone a consideración pasar de tarifas por distancia entre los campos de producción y el punto de consumo, como actualmente se hace, a una tarifa única nacional, que estaría por el orden de 2,09 dólares por cada mil moléculas de gas.

Alberto Acosta, secretario General de Gases del Caribe.

De acuerdo con la propuesta, la tarifa promedio de la Costa Caribe pasaría de 1.18usd/kpc a 2.09usd/kpc, o sea se incrementaría en un 77%. Mientras que las tarifas del interior pasarían de un promedio de 2.70usd/kpc a los mismos 2.09usd/kpc, lo que representa una reducción del 23%.

“Independientemente del consumo, el impacto sería significativo y eso llevaría a que los industriales tomaran la decisión de relocalizar sus plantas a un lugar donde sea más barata la energía, o cambiarse a otro energético, tal vez a carbón, que va en contravía de lo que desea el país y el Gobierno”, indicó el secretario General de Gases del Caribe, Alberto Acosta.

Precisa el ejecutivo que la propuesta no analiza impactos en la demanda, su capacidad de pago, incrementos en subsidios y lo que esto significa para el bolsillo del Gobierno. Recordó que las tarifas de energía y gas para estratos 1 y 2 reciben un subsidio del Gobierno hasta del 50%, de manera que si se incrementa el valor de la factura el Estado deberá inyectarle más recursos al fondo que dispone para los subsidios, y el cual siempre es deficitario.

“Los usuarios estratos 1 y 2 representan más del 80% de los usuarios de gas de la Costa, el interior del país tiene un porcentaje de este tipo de usuarios mucho menor. Con esta propuesta empobrecemos a los más pobres, y favorecemos a los más ricos”, indicó Acosta, agregando que el estudio carece de profundidad, no diseña escenarios, ni modela sensibilidades.

Además, asegura que el análisis no considera los cambios regulatorios que requiere la estampilla o unificación tarifaria. “La regulación vigente no está diseñada para integrar la infraestructura de transporte en su totalidad, así que no se sabe cómo funcionaria el día a día de esta propuesta”, anotó.

Compartir