mayo 26, 2024

335 hectáreas en Cesar que fueron del paramilitarismo pasaron a manos de familias campesinas

La Agencia Nacional de Tierras (ANT) compró la finca Santa Helena, ubicada en la vereda La Palma de San Alberto, Cesar, y este sábado, 4 de mayo, se las entregó a 32 familias de la Asociación Nacional de Usuarios Campesinos de Colombia – ANUC –, como parte de la Reforma Agraria del Gobierno del Cambio.

La finca la componen tres predios: Santa Helena, La Pradera y San Luis que, sumados, miden 335,8 hectáreas para que los campesinos siembren alimentos. La ANT se la compró a la Sociedad de Activos Especiales – SAE. El inmueble entró en proceso de extinción de dominio por haber sido de Jeovany Pedraza Peña, señalado en su momento como jefe de finanzas del bloque Mojana de las Autodefensas Unidas de Colombia y hermano de Éder Pedraza Peña, alias Ramón Mojana, excomandante de ese bloque paramilitar.

Al acto de entrega asistieron unas 100 personas que fueron testigos de esta nueva acción de la Reforma Agraria, una de las políticas con las que el gobierno del presidente, Gustavo Petro, busca la paz con justicia social en la ruta de hacer de Colombia una potencia de la vida.

Felipe Harman, director de la ANT, enfatizó en la importancia de cumplir los compromisos: “La institucionalidad que cacareaba mentiras cada ratico se tiene que acabar. Aquí tenemos que ser serios con los compromisos. Aquí en algún momento dijeron ‘lo de San Alberto está muy enredado’. Yo hice un compromiso y aquí lo estoy honrando”.

San Alberto es un municipio ubicado en el sur del Cesar. Hace años sufrió la violencia guerrillera y paramilitar, por lo que ahora la Reforma Agraria pretende seguir sembrando paz y esperanza en la región.

“Nosotros llegamos aquí a San Alberto, a vivir, en 2003, porque en la finca donde estábamos empezaron a tomar represalias. Siempre llegaban de noche, empujaban las puertas, las tumbaban. Por temor tuvimos que salir. Yo quisiera tener un campo donde pudiera tener mis animales, sembrar una matica; toda la vida estuve en el campo. Por fin se va a cumplir mi sueño”, dijo Ignacia Lozano, desplazada por la violencia, una de las beneficiarias de la finca Santa Helena.

El evento de San Alberto fue parte de la Jornada de Reforma Agraria Narciso Beleño, un homenaje al líder campesino asesinado en Santa Rosa del Sur, Bolívar, el pasado 21 de abril. Así mismo, un reconocimiento a las lideresas y líderes asesinados en su lucha por la tierra y el bienestar de su gente. En la jornada, el Gobierno les entregó cerca de 6.000 hectáreas de tierra a comunidades rurales de 11 municipios del país. En Cesar fueron 1.510,8 hectáreas distribuidas en Pailitas, San Alberto y Chimichagua.

Compartir