julio 23, 2024

Jaime Alberto Cabal, presidente de Fenalco.

Fenalco insiste en que reforma laboral incrementaría sustancialmente costos para empresas

Aunque este es solo el primer debate faltando aún tres más, la nefasta reforma laboral propuesta por el Gobierno nacional sigue su trámite en el Congreso, luego de la aprobación acelerada por parte de la Comisión Séptima, de un texto en el que a todas luces se desconoce la situación económica del país. Así lo indicó Jaime Alberto Cabal, presidente de Fenalco.

Agregó que esta es una decisión de un grupo de congresistas que está de espaldas a la realidad y a los que, al parecer, solo les importa sud intereses particulares.

“Lamentablemente en este debate se aprobaron los artículos propuestos por el Gobierno que aumentarían sensiblemente los costos para el sector empresarial, como consecuencia de horas extras, dominicales y festivos, jornada diurna, vacaciones para el sector de vigilancia y laboralización del contrato de aprendizaje; temas que dejan por fuera a los 2.7 millones de colombianos que hoy no tienen un trabajo”, sostuvo.

Según Fenalco “este desconocimiento, de los congresistas que aprobaron, nos conducirán hacia una catástrofe económica. Solo para mencionar un ejemplo, para convertir el contrato de aprendizaje en un contrato laboral, como quedó aprobado en primer debate, el sector productivo tendrá que pagar, como mínimo cinco billones doscientos mil millones de pesos adicionales, eso sin contar con el aumento exponencial de aprendices por el acuerdo 10 del Sena; mientras tanto el Gobierno arrecia sus políticas regresivas, de altos impuestos, intervencionismo estatal y lenguaje agresivo contra el sector privado”.

Finalmente, el dirigente gremial destacó lo que se ha votado negativamente de esta reforma y que constituye un logro para quienes creen que la única forma de generar empleos de calidad y de reducir la informalidad es promover el crecimiento económico: Los mega sindicatos; la huelga declarada por la tercera parte de los trabajadores; la huelga por sectores económicos; la posibilidad de que los sindicatos invirtieran recursos en campañas políticas y en otros fines; la posibilidad de citar a huelga por razones de solidaridad o políticas; el cambio de la carga de la prueba cuando hubiera despido sin justa causa, evento en el cual se pretendía que el trabajador pudiera alegarlo y que le correspondería al empleador demostrar que el despido no fue discriminatorio y la prohibición de los contratos de prestación de servicios, entre otros.

“Desde Fenalco de nuevo hacemos un llamado a los congresistas de Cámara y Senado para que hagan un debate serio y voten sensatamente, de acuerdo con lo que le conviene al país”, concluyó Cabal Sanclemente.

Compartir