julio 23, 2024

El comercio ilícito constituye hasta el 5% del PIB mundial, entre 3 y 5 billones de dólares

El comercio ilícito, a pesar de los continuos esfuerzos de estados, gremios y empresas, continúa siendo una prioridad en la agenda pública, dada su directa relación con las organizaciones transnacionales multicrimen, quienes cada vez toman más fuerza gracias a los dineros que captan del comercio ilícito.

Así quedó expuesto en el IX encuentro de la Alianza Latinoamericana Anticontrabando (Alac), organizado por la Andi y desarrollado en Santa Cruz de la Sierra, Bolivia, el 2 y 3 de julio.

Según los datos presentados, el índice global de crimen organizado señala que, en 2023, en términos de criminalidad, América fue el tercer continente más afectado, después de Asia y África, con una puntuación promedio de 5,20. Por regiones, América Central tiene la puntuación promedio de criminalidad más alta (6,28), seguida de América del Sur (5,94).

Los actores criminales de las Américas están presentes en varios países, lo que subraya el alcance de estos mercados y la importancia que tiene el continente para el comercio ilícito mundial.

Según estimaciones de Naciones Unidas y el FMI, el comercio ilícito constituye hasta el 5% del producto interno bruto mundial, aproximadamente entre 3 y 5 billones de dólares, considerando que la estimación de la economía mundial (PIB) en 2024 fue de 105 billones de dólares.

Cada vez que se reúnen en este encuentro, se identifican mensajes reiterados, pero también se revelan nuevas ideas, iniciativas, actores o retos, que dejan en evidencia la importancia de dar continuidad a los encuentros y procurar estos escenarios de diálogo. Ante las evidencias concretas de los distintos crímenes que se nutren del contrabando y el comercio ilícito, la ALAC reitera su pertinencia y la necesidad ahora más que nunca de implementar estrategias conjuntas en nuestra región.

El impacto que genera el comercio ilícito en el orden público

La Vicepresidente Ejecutiva de la Andi, Paola Buendía, presidió las palabras de apertura del IX encuentro de la Alianza Latinoamericana Anticontrabando, junto con los presidentes de la Federación Empresarios Privados Santa Cruz y la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia (CEPB), así como el Viceministro de Seguridad Ciudadana y la Presidenta Ejecutiva de Aduana Nacional de Bolivia.

En este IX encuentro de Alac, la agenda se concentró en el impacto que genera el comercio ilícito en el orden público, con seis conferencias y tres paneles, y con la participación de 17 expertos provenientes de países como Brasil, Perú, Guatemala, Argentina, Colombia, y más de 120 asistentes, quienes tuvieron la oportunidad de presentar sus ideas y propuestas.

Se habló de los efectos negativos del comercio ilícito en el orden público y la seguridad, se presentaron buenas prácticas desde la iniciativa privada en Suramérica y Centroamérica, se habló de la inteligencia artificial como herramientas para el control aduanero y la facilitación al comercio, el compliance (cumplimiento normativo); y su apoyo a generar seguridad en la cadena logística, la observancia de la propiedad intelectual en los marketplaces, entre otros temas de vigencia actual.

Adicionalmente, durante el segundo día, sesionaron 10 mesas temáticas para trazar la línea de trabajo de los próximos meses. Una muestra de la capacidad de esta alianza es reunir empresas y gobiernos alrededor de la lucha para combatir el comercio ilícito, esto es, del contrabando y los productos que violan la propiedad intelectual.

Compartir