julio 23, 2024

En categoría 3 el huracán Beryl se dirige a México

Este jueves el huracán Beryl se debilitó a la categoría 3, pero seguía siendo un fuerte huracán. “Se pronostica su debilitamiento en uno o dos días, aunque se prevé que Beryl siga siendo un huracán hasta tocar tierra en la península de Yucatán”, señaló el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos en su actualización de esta mañana.

En su paso por Jamaica el fenómeno climático deja al menos dos fallecidos y daños estructurales. También se reportó que golpeó barcos de pesca en Barbados y destruyó el 95 % de las casas en un par de islas en San Vicente y las Granadinas antes de avanzar hacia las Islas Caimán, dejando al menos a siete personas muertas.

El territorio mexicano está preparándose para la llegada de Beryl. La costa mexicana preparó refugios, evacuó algunas poblaciones costeras pequeñas e incluso trasladó huevos de tortuga marina desde las playas bajo amenaza de marejada ciclónica.

Este jueves temprano la tormenta estaba unos 80 kilómetros al suroeste de la isla Gran Caimán, y a 620 kilómetros este-sureste de Tulum (Méxic)o, presentándose vientos de 195 kilómetros por hora.

Se prevé que el huracán toque este viernes tierra en una zona poco poblada de lagunas y manglares al sur de Tulum, probablemente con categoría 2. Después se espera que cruce la península de Yucatán y vuelva a ganar fuerza en el Golfo de México para un segundo impacto en la costa noreste de México, cerca de la frontera con Texas.

Beryl ha dejado fuertes afectaciones en el sureste del Caribe. La Organización de las Naciones Unidas (ONU), informó que pondrá a disposición 4 millones de dólares para impulsar operaciones humanitarias en Granada, Jamaica y San Vicente y las Granadinas, tras los daños causados por el huracán Beryl.

“La ONU está trabajando estrechamente con las autoridades y nuestros socios para evaluar y responder a la devastación ya infligida, así como para prepararse en los lugares donde se espera que toque tierra el huracán Beryl”, sostuvo la portavoz del secretario general, Stéphane Dujarric.

Compartir